Fábrica tomada

Los perros sobre el elevador
buscando aferrarse a su dueño
que no es más que su compañero
que le guarda asilo y un poco de pan.

Enorme planta,
almacén bajo llave,
techos altísimos,
máquinas paradas,
piezas sin terminar,
frío.
Y el fuego que suena hermoso
en la lata con las maderas que salpican chispas.

Tortas fritas, empandas,
olla popular, estofado de carne,
obreros que son cocineros,
que son amas de casa,
que son despedidos,
que están luchando.

Dejan todo porque ya no les queda nada.
Su método de lucha, histórico y el único.

Lo mejor de ese día
fue subir a una torre,
a lo alto, un obrero nos llevó.
Se podía ver toda la planta,
la universidad, la ciudad entera.
Estaba estrellado, no había tanto viento.
Tenía vértigo pero no duro mucho,
la maravillosa inmensa del momento lo colmó.

Era una base militar,
ahora una fábrica
de ferrocarriles y colectivos.

Subimos a un vagón, los tres.
Ella, yo y él…
Fueron besos, fueron gemidos,
penetración, compartimiento.
Faltaba uno, aquel obrero que me había gustado tanto.
Fue lindo.

Al otro día, sol, madrugada,
facturas calentadas al lado de la pava gigante.
Gente amable.
Se merecían la expropiación,
conocían la fábrica mucho más que la corporación.
La cuidaban, la querían, la valoran,
era parte de ellos, su trabajo los hacía.
Todos sabían hacer todo, se rotaban, se cubrían,
se representaban.

 

sobre disturbios mundialistas

“Les falta hacerse un tostado de jyq y ya toman todo el control”
Eso dijo el periodista de TN antes los -incidentes, destrozos y robos-

Voy a dar una opinión, que claro pueden venir a bardear porque no soy licenciada en nada como para basarme en algún argumento teórico o concepto lineal.
A decir, toda la energía puesta en el festejo fue a parar a tirarle bronca a la policia, a entidades como bancos, a robar objetos de valor a otras personas. El conflicto social de hoy no dependía de que le vaya bien a la selección. No se vio prender fuego la bandera de alemania, ni la de argentina. Es por un lado triste, porque seguramente la prensa internacional dirá que hubo disturbios porque perdimos la Copa, cuando creo que el enfrentamiento es contra las condiciones sociales que vivimos que se explica en los hechos vistos.
Entonces, para tratar de explicar un poco lo que quiero decir: si te enfrentas a la policía es porque la concebís como un factor de represión en las protestas sociales, como factor de persecución en los barrios, como factor de corrupción y complicidad con el poder y las barrasbravas. Si te enfrentas a una entidad como un banco, es porque consideras que podes robarle a alguien que le sobra porque te roba.Si rompes un local para robar alcohol, es la necesidad de calmar alguna angustia o pasar el momento.
Las reivindicaciones de las personas se mantienen oprimidas durante un lapso de tiempo y cuando existe la posibilidad de manifestarse, organizarse y luchar, las personas son ninguneadas o reprimidas ya sea por su representación gremial burocratizada o por el propio gobierno de turno. Y en algún momento todo esa pulsión se manifiesta.
Lo que estalló puede verse como la manifestación de todos los vestigios que nos quedan como sociedad. No hay una identidad que se este construyendo trás un deporte o un nacionalismo, la identidad estaría pasando por tener las condiciones materiales de ser todos iguales.
No justifico el vandalismo y el robo, ni mucho menos. Pero es necesario salir de la lógica “violentos contra la policia”. En primer lugar, porque la policia es la que posee armas y es la violenta, es la que se pone al servicio de criminalizar la protesta social. Si bien, este disturbio no está organizado bajo la línea de un boicot a la FIFA o como una medida de lucha para reivindicación el pueblo trabajador, no deja de ser un hecho violento. Segundo, porque los “violentos” son la representación de algo que estamos fallando como sociedad. Si no se generan las condiciones para que esto no pase difícilmente la solución sea la represión.
No pido comprensión de las personas que vieron esto en sus casas o estuvieron allí hacia aquellas que rompieron cosas o robaron. Porque todos pasamos por desigualdades y no por eso vamos y rompemos o robamos algo, pero la cuestión es canalizar todo esa tensión. La cuestión sería replantear la idea de “No somos un equipo, somos un país” para comenzar a preguntarse qué orientación están teniendo los países que no nos hacen ver como un equipo sino, por el contrario, nos dividen en una simple categoría, es decir, la de aquellos que pudieron viajar a Brasil y aquellos que no. O en los que pueden tomarse algo en un café y ver el partido tranquilamente contra los que duermen en algún asentamiento cercano al obelisco.
Quienes también pueden lamentar esto va a ser la Selección, que por alguna razón puede cargar con la presión de no responder a la pasión de las multitudes. Cuando aún así, el problema no es el fútbol ni los resultados sino el sistema en el que se presta. Es un error pretender del fútbol algo que no se obtiene políticamente.

Estaba en el acampe de los despedidos de la extranjera, y unos compañeros empezaron a recaudar fondos de huelga, fue asombroso ver como la caravana de autos que se armaba por la recaudación no implicaba ni cólera a los conductores ni ofensa a los presentes. Por el contrario, tocaban bocina en apoyo.
Gendarmes por un lado y por el otro, la mayoría comprando rosquitas, bizcochos, tomando mate, jugo de manzana, algunos durmiendo una siesta, otros charlando.

Se hicieron las cinco. Comienzan a llegar camiones, unos seis eran en total, y dos de los hidratantes. Ese día me enteré que el agua te mancha y te selecciona para que después te detengan. Empezaron a sacar los camiones de donde estaban estacionados y uno paró frente nuestro. Entre la fábrica y el acampe estaba la colectora, justo allí, se detuvieron.
Dejaron cien pesos para el fondo de huelga. Solo eso. Lo hizo el que manejaba el camión.
El entrecejo era de duda, de desconfianza, de ironía.

Al otro día,  a la noche, llegaron fuerzas de seguridad, quinientos al rededor.
Aunque no quisiesen poner orden, la orden la tenían.

Lo extraño de todo, a lo lejos, cualquiera de ellos era el mismo tipo que transitaba en la calle a la par nuestro en un paseo de compras, en la peatonal del barrio, en la plaza con los chicos. ¡Tantas veces leyeron nuestros carteles, nuestras pancartas! que no entiendo porque están de ese lado.

Eran padres, tíos, vecinos o parientes. Me preguntaba con cuántos de ellos me habré sentado alguna vez en la mesa en una cena familiar y nunca lo supe. O lo supe y no importaba, la familia no había que ordenarla, sin embargo, el mundo es una gran familia. Tétrica, honesta, cruel, agradable, catastrófica, sanguinaria, cálida y afectuosa.

Yo había salido con uno ellos alguna vez, recuerdo claro subirme a la falda de uno y de besarlo con mucha fuerza.
Realmente lo quería, pero era imposible, aunque yo no era lo que soy, no había complementación entre nosotros. No eran nuestros oficios, ni aspiraciones, ni pensamientos, en eso no había amor, simplemente eso.
Hoy lo veo y lo miro con aprecio, me enseño a hacer ciertas cosas locas que a todo el mundo le gustan. Hoy se encuentra en pareja con una maestra de chicos especiales, pero él es policía. Tan terrible y nacional como los otros. No le gusta el gobierno y la que hoy es su mujer, sospecho que nos vota. Incluso él también.

De modo u otro, no importaba este recuerdo, la noche, el agua, el gas pimienta, el frío, el desempleo, la bronca me hacía olvidarlo todo. Y seguramente, si él estuviera ahí, también se olvidaría.
Creo que somos pocos lo que podemos distinguir los límites de la diana: si su camarada nos odiase él no callaría, mis camaradas lo odian y yo no callo. Apuntarnos probablemente, pero solo eso.

Qué hacemos si una mujer quiere exibirse? Debe mostrar sus pechos, o es una atropello a la mujer? Y la exhibición fuera una pareja y se saldría del fetichismo?
Muchas notas al respecto no asumen que en general a todos nos gustan los físicos trabajados y más cuando vienen de su propio laburo, ya sean deportistas, operarios de la construcción, recolectores de basura, profesores de educación física, fisico culturistas, modelos, actores de riesgo. Claro que esto proviene de la inversión estética y no puro producto de la génetica pero no dejan de tener un sentido atractivo en base a una estructura armada de cómo se debe ser sin hacer mención de lo que es posible llegar a ser.
Pero esta valoración de la imagen solo pasa en este tipo de sociedad, en otras, la atracción no pasar por mostrar el cuerpo tal como lo muestran, de hecho, en otros contextos, por ejemplo, de una tribu, andar desnudo es costumbre y no devoción sexista.
Creo que se esta confundiendo el hecho de que te atraiga alguien físicamente al de una actitud sexista, misogénica, machista o cosificante y hasta política. En cuanto a las notas feministas, para reemplazar el machismo por el feminismo, no se estaría avanzando como sociedad.
Los hombres y mujeres que miran el cuerpo de otro con deseo y apreciación  es parte de la naturaleza humana y propio del aparato biológico y reproductivo. Es una gran valoración para hacer a todos los que se cuidan la imagen, porque esta bien estar sano y en forma. Incluso fomentar que todos podamos gozar de buena salud y un cuidado físico prudente y acorde a nuestras contexturas, genes, posibilidades, psiquis, etc.
De ninguna manera estoy ni estamos  para que el cuerpo sea un parámetro de belleza o de lucro, es simplemente valorar y cuidar algo tan imprescindible como el cuerpo humano y encontrar las delimitaciones para no llevar a las personas en lo absurdo.

“Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más alejados estarán y más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro.”

Nose bien de dónde escuche la cita, pero es una paradoja real, es decir, gritar para que te escuche alguien que esta cerca, me quedo con la frase de una canción “son gritos de ternura pidiendo para entrar”.
Suele pasar mucho en las parejas que se pelean y se gritan porque no se entienden, y en vez de hablarlo porque esa vía ya esta descartada se gritan. Escucharlos a veces te hace dolor el oído tanto como le puede dolor el nudo de la garganta a quién grita.
Gritan y no dicen nada, absolutamente nada.

Prosa

No tengo para el papel
ni para fibrón.
Tengo un mensaje para dar,
no tengo nada para escribir,
puedo escribir porque lo se.
Si no pudiera escribir,
tendría la voz, sin voz
movería las manos, sin manos
alguna cosa debo tener.

No tengo fe,
tampoco maldad.
Tengo un solo pelo blanco,
pero de la casa nose.
Tengo vagones, tengo frío.
Me siento pobre, y no lo soy.
Hay angustia aquí,
nudo y un poco de soberbia.

Al menos, respiro;
que tampoco viene fácil,
mi hojaldre no es mio y mi
habitación es casi el llanto.
Tengo para existir un poco de lo que soy,
durará hasta donde se pueda escribir.
Decirlo así, es lo menos soberbio
que he conseguido.

la física tiene poesía o los poetas son físicos…

Los puntos de luz que observamos en el cielo no son todas estrellas, pues esa luz proviene de estrellas que ya dejaron de existir y seguimos recibiendo la luz que viene en movimiento. La luz del Sol se expande por todo el cielo y por eso lo vemos brillar, cuando no hay aire, el cielo será negro. Y sacarse una foto en la Luna es cuestión de tiempo de exposición. A decir, no solo que vemos el Sol de hace 8 minutos sino que también vemos el propio pasado del Universo.